Test mide desplazamiento causado por el campo gravitatorio de un agujero negro

Después de tres décadas que comenzaron las observaciones, los astrónomos han logrado ver cómo el agujero negro supermasivo del centro de la Vía Láctea, logra estirar la luz de una estrella cercana. Este fenómeno se conoce como el desplazamiento al rojo gravitacional, siendo una de las predicciones de la teoría de la relatividad general de Albert Einstein.

Hasta el momento nadie había logrado observarlo en las inmediaciones de un agujero negro. Un equipo de investigadores del Instituto Max Planck de Física Extraterrestre de Garching, liderado por Reinhard Genzel, han estado rastreando la estrella conocida como S2, desde inicio de la década de los 90. Por medio de los telescopios del Observatorio Europeo Austral en Chile, los investigadores han podido observar el astro en su órbita elíptica en torno al agujero negro, situado a unos 26.000 años luz de la Tierra en la dirección de la constelación de Sagitario. Con una masa de 4 millones de masas solares, este objeto genera el campo gravitatorio más intenso de la galaxia, lo que lo convierte en un lugar idóneo para observar efectos relativistas. Siendo en el mes de mayo, cuando S2 logró alcanzar su punto de máxima cercanía al agujero negro.

Junto a las observaciones del 2016 a través de Gravity, permitió a los científicos detectar el desplazamiento al rojo gravitacional experimentado por la luz del astro. Este efecto, puede describir el aumento que sufre la longitud de onda de la luz como consecuencia del intenso campo gravitatorio del agujero negro, lo que constituye una predicción de la teoría de la relatividad. En este caso las observaciones futuras pueden confirmar otras predicciones de la teoría de Einstein.

Han sido 16 años lo que ha tardado S2 en completar una órbita en torno al agujero negro. Para finales de agosto y principios de septiembre, su velocidad a lo largo de la línea de visión desde la Tierra será mínima.

Por ahora, los científicos se centran el observar detalladamente como S2 ha comenzado a frenarse en la dirección que marca su línea de visión desde la Tierra.

Esther R.

Deja un comentario