Mapa tridimensional de millones de estrellas transformará la astronomía

La misión Gaia, de la Agencia Espacial Europea (ESA), publicó el 25 de abril su primer mapa tridimensional de la Vía Láctea. Este incluye las posiciones precisas de casi 1700 millones de estrellas, así como las distancias, colores, velocidades y direcciones de movimiento de 1300 millones de ellas. En conjunto, toda esa información compone una película en vivo y sin precedentes del cielo, correspondiente a un volumen de espacio 1000 veces mayor que el estudiado por cualquier otro sondeo previo.

En un acto celebrado en la Real Sociedad Astronómica de Londres, el investigador de la Universidad de Cambridge Gerry Gilmore presentó un sorprendente vídeo que extrapolaba los datos de Gaia para simular el futuro de millones de estrellas de la galaxia. «Todo está en movimiento», enfatizó.

Algunos astrónomos esperan con impaciencia las mediciones sobre cierta clase de estrellas variables que se usan como «candelas estándar» en cosmología. Conocer con precisión la distancia a la que se encuentran estos astros en la Vía Láctea permite usarlos como marcadores para conocer la distancia a otras galaxias, lo que a su vez sirve para calcular la velocidad a la que se expande el universo. En los últimos años, las mediciones de la expansión cósmica basadas en esta clase de métodos han venido mostrando pequeñas pero persistentes discrepancias con las efectuadas a partir del fondo cósmico de microondas, la radiación fósil de la gran explosión. El estudio preliminar de los datos muestra que Gaia ha mejorado la precisión de las mediciones basadas en candelas estándar, explicó Gilmore en la rueda de prensa. Sin embargo, «tomada al pie de la letra, la tensión sigue estando ahí», añade el experto.

El investigador cree probable que en los próximos días aparezcan decenas de artículos a medida que los distintos grupos de todo el mundo comiencen a descargar los datos de Gaia y los introduzcan en algoritmos elaborados y perfeccionados durante años. Así, los investigadores podrán poner a prueba los diferentes modelos que explican la formación de la Vía Láctea a partir de la fusión de galaxias menores, medir la distribución de la materia oscura o refinar las teorías que describen la evolución de las estrellas conforme estas queman su combustible nuclear.

Algunos investigadores esperan descubrir decenas de miles de exoplanetas, al detectar el ligero movimiento de vaivén que un planeta genera sobre su estrella anfitriona debido a la atracción gravitatoria; con todo, para ello la sonda aún deberá recopilar datos durante varios años más.

Esther R.

Deja un comentario