Que hay detrás de los elementos químicos del Universo

El hidrógeno (H) es el elemento químico con mayor presencia en el universo con el 75 por ciento de todos los átomos del espacio exterior, junto con el helio (He) que representa el 27 por ciento de los gases como el segundo. El tercero es el oxígeno (O) con el 1,07 por cierto. Estos elementos livianos están acompañados de otros menos comunes, mientras que los pesados conforman las estrellas. Éstas utilizan un proceso llamado fusión nuclear para originar los elementos químicos. Los otros elementos livianos menos comunes y de menor proporción en la galaxia de la Vía Láctea son: carbono, neón, hierro, nitrógeno, silicio, magnesio y azufre.

Por tanto, el hidrógeno y el helio constituyen el mayor elemento en el espacio exterior, pero esos otros elementos presentes (menos comunes) van a ser conocidos como el polvo interestelar, que está compuesto por elementos menores al 1 por ciento, partículas muy pequeñas e irregulares que contienen hielo, carbón, hierro y silicatos. Se dice que el hidrógeno representa el 93 por ciento de los átomos en el cosmos, siendo el elemento más simple con un solo protón en el núcleo y un electrón en al eletrosfera.

El helio constituye el 23 por ciento de la masa visible del universo, y aproximadamente el 20 por ciento de este elemento químico está en las estrellas. En cuanto al planeta Tierra compone el 0.000001 por ciento de su masa.

El cuatro por ciento de universo está compuesto por materia visible bariónica, el 73 por ciento es energía oscura y el 23 por ciento es materia oscura.

Para muchos científicos el hidrógeno fue originado en el Big Bang, con el gran estallido hace 14 mil millones de años, por la alta concentración de materia y energía cósmica.

Por su parte, el planeta Tierra se formó a través de la misma nube de materia que el Sol, pero estos adquirieron diferentes composiciones y concentraciones de elementos durante su creación y evolución en el Sistema Solar. La Tierra compone diferentes concentraciones de elementos.

Esther R.

 

Deja un comentario