Identifican “microórgano” que es capaz de recordar las infecciones contra las que ha sido vacunado el organismo

Un grupo de científicos del Instituto de Investigaciones Médicas Garvan de Australia han logrado identificar el “microórgano”, que recuerda las infecciones contra las que ha sido vacunado el organismo, situado en el sistema inmune.

Los resultados del hallazgo determinó que esta estructura además de almacenar la información sobre las vacunas ya administradas, también es el espacio donde las células inmunes se ubican para generar una respuesta rápida contra una infección, que el organismo anteriormente ya ha experimentado.

El “microórgano” fue descubierto cuando los investigadores analizaron detalladamente el sistema inmune en acción, usando un sofisticado microscopio 3D de alta resolución en animales vivos. La estructura se encuentra posicionada para detectar infecciones de manera temprana, convirtiéndose en el lugar indicado para combatir rápidamente una infección, además de repleta de células inmunitarias de muchos tipos.

Pudieron también comprobar que las células B de memoria, las cuales transportan información sobre la mejor manera de atacar la infección, se agruparon allí, haciendo lo mismo con otros tipos de células que fungen como ayudantes.

Tri Phan, profesor del instituto, y autor principal de la investigación, señala, que “cuando lucha contra las bacterias que pueden duplicarse en número cada 20 o 30 minutos, cada momento importa. Para decirlo sin rodeos, si su sistema inmune tarda demasiado en armar las herramientas para combatir la infección, usted muere. Esta es la razón por ka cual las vacunas son tan importantes. La vacunación entrena el sistema inmunitario, de modo que puede producir anticuerpo muy rápidamente cuando reaparece la infección. Hasta ahora no sabíamos cómo y dónde sucedió esto”.

Para los investigadores, el hallazgo es importante hacia la comprensión para desarrollar mejores vacunas, enfocando los esfuerzos en comprender como esas vacunas células B de memoria se reactivan para producir células plasmáticas, a fin de hacer el proceso más eficaz.

Sin embargo, recalcan que aún el cuerpo encierra misterios ocultos, por lo que deben continuar los estudios de las estructuras, tejidos y sistemas.

Esther R.

Deja un comentario