El corazón se sitúa a la izquierda del cuerpo ¿por qué?

Los investigadores del Instituto de Neurociencias de Alicante han realizado un estudio sobre las razones porque el corazón este situado a la izquierda en la edad adulta. El motivo, según los investigadores de la Unidad de Neurobiología del Desarrollo, de dicho instituto, indican que el hecho está en una serie de genes que durante el proceso embrionario logran empujar el corazón hasta su posición final que es la mitad izquierda del cuerpo.

Los órganos se sitúan a la derecha o a la izquierda del cuerpo, pero al inicio del desarrollo embrionario eso no es así, pero a medida que eso avanza cada uno logra colocarse en la posición correcta. Este proceso es vital para el empaquetamiento correcto de todos los órganos y para su perfecto funcionamiento.

El corazón se sitúa del lado izquierdo del cuerpo para que exista una concordancia adecuada con las venas y arterias. Estadísticamente el 50% de las alteraciones detectadas al nacer son mal formaciones cardiacas y muchas de ellas tienen que ver con los defectos en la posición donde está ubicado el corazón.

Este trabajo de investigación despeja esa interrogante de como es el proceso que coloca a los órganos en la posición adecuada durante el desarrollo embrionario, especialmente el corazón. Se tenía conocimiento que el corazón aparece inicialmente en la línea media y se desplazaba hacia la izquierda, pero se desconocía como era todo ese proceso.

La realidad es que se desplaza porque existen unas células que, una vez que está formado el primordio cardíaco, llegan desde los dos lados del embrión hacia el centro, pero consiguen llegar muchas más desde el lado derecho que del izquierdo, desplazándolo hacia la izquierda.

Los investigadores señalan que sabían que esos genes eran inductores de movimientos celulares, por lo que tenían la certeza que podían existir movimientos predominantes desde la parte derecha. Iniciaron observando embriones de pollo y después consiguieron confirmar el proceso en peces, cebras y ratones, siendo extrapolable a los seres humanos.

Esther R.

Deja un comentario