Fertilidad masculina y sus guardianes los macrófagos testiculares

Los macrófagos testiculares son los responsables de eliminar los patógenos de nuestro organismo, son esas células que moderan la respuesta inmune para evitar la destrucción de los espermatozoides. Los macrófagos son un tipo de glóbulo blanco que lucha contra las agresiones externas, siendo los grandes custodios de la fertilidad masculina.

Estudios recientes han determinado como los macrófagos testiculares se desenvuelven y desarrollan sus funciones. Los testículos asumen una doble función que refiere en liberar hormonas masculinas, como lo es la testosterona, y producir las células reproductoras como lo son los espermatozoides.

Los macrófagos testiculares se forman hasta solo hasta la pubertad, después de que el sistema inmune haya aprendido a no eliminar las células propias, ya que los espermatozoides podrían no ser reconocidos como propios y ser destruidos. Los macrófagos testiculares conservan y permiten la función correcta de los testículos.

Estas células participan en el mantenimiento, protección y reparación de los tejidos en todo el organismo; por ejemplo, en los pulmones eliminan el exceso de mucosidad, y en el cerebro conservar la estructura neuronal. Los macrófagos se adaptan a cada órgano donde forman parte y se desenvuelven.

Los testículos están llenos de macrófagos distintos, así logró determinarse en los estudios realizados, demostrando que tienen un compartimiento de los testículos intersticial, que también contiene células que producen la testosterona, y otro compartimiento que se llama tubular, que se encarga de rodear los túbulos seminíferos que albergan los precursores de los espermatozoides.

Para determinar el papel y desenvolvimiento de los macrófagos, los investigadores aplicaron nuevas técnicas de seguimiento de células en ratones, denominando la transferencia de células, estableciendo el desarrollo, desenvolvimiento y recorrido de los macrófagos desde la médula ósea hasta el testículo.

Estos estudios determinaron que todos los macrófagos peritubulares proceden de la médula ósea y que los mismos pueden llegar a aparecer en el momento de la pubertad. Después de ese periodo los macrófagos son estables en el testículo.

Esther R.

 

Deja un comentario