Alteraciones cerebrales en el Alzheimer son detectadas de forma precoz con la resonancia magnética

A través de estudios en modelos de animales, investigadores del Institut d´investigacions Biomédiques August Pi i Sunyer (Idibaps), han demostrado el potencial de la resonancia magnética para detectar deficiencias en la conectividad cerebral antes de que aparezcan los primeros síntomas del Alzheimer.

Los estudios se realizaron con un aparato de resonancia de 7 teslas, que es más potente que los convencionales que se utilizan con pacientes, que suelen ser de 1,5 o 3 teslas. De esta manera, se pueden entender la progresión de la enfermedad y se pueden desarrollar marcadores que permitan su detección precoz, indican los investigadores.

La conectividad por resonancia magnética puede permitir caracterizar alteraciones de las redes de conexiones del cerebro asociadas a la enfermedad.

Para este estudio, se utilizó un modelo de rata transgénica que desarrolla la enfermedad de manera progresiva con la edad, haciendo una comparativa con animales control, analizando el comportamiento y la actividad cerebral. Por su parte, se estudiaron las capacidades cognitivas y funcionales a través de un test conductual luego de una determinada tarea; luego se hizo la resonancia para obtener un mapa de la conectividad estructural y funcional del cerebro.

Durante el trabajo de investigación, “si observamos que había determinadas regiones del cerebro con diferencias a nivel estructural y funcional, como son las zonas relacionadas con los procesos de memoria y recompensa, que se sabe que también están alteradas en pacientes con la enfermedad”, ha indicado Guadalupe Soria, quien forma parte del mismo.

También ha indicado que existen deficiencias a nivel neurocognitivo y de conectividad cerebral en las ratas que desarrollan la enfermedad en etapas muy tempranas y cuando no han aparecido los síntomas característicos.

El Alzheimer es una enfermedad conocida como el síndrome de la desconexión por lo que a través de la resonancia magnética se pueden establecerlas alteraciones de las redes de conexión del cerebro que están asociadas a ella. La resonancia magnética en este caso es un potencial como biomarcador.

Esther R.

 

Deja un comentario