Según la ciencia: hábitos que te ayudan a perder peso

Los científicos han estudiado tres hábitos que ayudarían a perder peso, a reducir la obesidad y una mejor cintura, como lo son la disminución en la velocidad a la que comemos, recortar los refrigerios después de la cena y no comer dentro de las dos horas previas a dormir.

Los hallazgos fueron basados en datos de 60 mil personas con diabetes de Japón que se sometieron a chequeos de salud regulares entre 2008 y 2013, que sus controles incluían medidas de peso (IMC) y circunferencia de la cintura, y los resultados de las pruebas de química sanguínea, orina y función hepática.

Los pacientes también respondieron sobre su velocidad de alimentación (rápida, normal o lenta), que hacían antes de dormir o después de la cena, y si los mismos desayunaban y que alimentos consumían.

Por lo tanto, de este grupo 22.070 personas se alimentaban de forma rápida, 33.455 lo hacían a una velocidad normal, y sólo 4.192 personas se demoraban en cada bocado. Esto demostró de acuerdo a las evaluaciones realizadas, que las personas que las personas que comían lentamente tienden a ser más saludables y tienen un mejor estilo de vida, que aquellos que comen más rápido o normal.

Luego de esta primera evaluación, el 52% cambio su velocidad de consumo en el transcurso de los seis años, aumentando al 42% sus posibilidades a no sufrir sobrepeso. Los que comen a velocidad normal tienen un 29% menos de probabilidades de ser obesos.

Durante el estudio también se pudo determinar que comer refrigerios después de la cena y en las dos horas previas a dormir, tres o más veces por semana, están relacionados con el aumento de peso; pero saltarse el desayuno no entra dentro de esta categoría.

Sin embargo, estos hallazgos fueron determinados por un estudio observacional, y no se pueden extraer conclusiones firmes sobre causa y efecto, y la velocidad de la alimentación se basó en una evaluación subjetiva, donde tampoco se evaluó la ingesta de energía en los niveles de actividad física, que de cierta manera pudieron ser influyentes.

Esther R.

 

 

Deja un comentario