La deficiencia de la vitamina C puede afectar al organismo

La deficiencia de la vitamina C también se le conoce como “escorbuto” que impide el desarrollo normal del colágeno en el organismo, afectando al mismo. También se le conoce como la enfermedad de los mineros, ya que en sus travesías no incluían en su dieta ni vegetales ni frutas, alimentos ricos en vitamina C.

El escorbuto es una enfermedad muy antigua que se desarrollaba en los buques y en las cárceles, pero que, sin embargo, en la actualidad no ha sido erradicada por completo; ya que todo dependerá de la dieta que lleve el individuo. La misma causa dolores de cabeza, cansancio, infecciones, pérdida de peso, y en casos más graves hemorragias múltiples. Las encías sangran con facilidad, hinchazón de los tejidos cutáneos, perdida de los dientes, hemorragia nasal, hasta llegar a la muerte causada por la cantidad de hemorragia de forma masiva que pueden presentarse.

La deficiencia de este ácido ascórbico impide la síntesis normal del colágeno, ya que ésta depende la la vitamina C para la hidroxilación correcta de la lisina y la prolina en el retículo endoplasmático, para ello se requiere de ese ácido como coenzima.

Para evitar la aparición de esta enfermedad se debe consumir diariamente vitamina C, a través de frutas, verduras o algún suplemento adicional.

La carencia de la vitamina C trae consigo la debilidad y mal funcionamiento del sistema inmunológico, no permitiendo la cicatrización, ni la sanación ante otras enfermedades.

Esta deficiencia de vitamina C evita que se produzca el colágeno, y su producción es tan importante para el organismo, que se necesita para mantener el buen estado de la piel, que los vasos sanguíneos no pierdan fuerza y no se debiliten los huesos y tejidos conjuntivos.

Las hemorragias en los adultos se pueden producir debajo de la piel, debajo de las uñas, en el interior de las articulaciones, alrededor de los folículos pilosos. En estos casos, la frecuencia cardíaca puede variar constantemente y la presión arterial también puede verse alterada.

Los niños también pueden tener deficiencia de vitamina C presentando dolor para moverse, irritabilidad, pérdida de apetito, los huesos pueden hacerse más finos y quebradizos.

Esther R.

Deja un comentario