Verduras de hoja verde ayudan a disminuir el envejecimiento cognitivo

Una investigación realizada por un grupo de especialistas en los Estados Unidos, específicamente de la Universidad de Rush en Chicago, sostiene que consumir una porción de verduras de hoja verde al día ayuda a preservar las habilidades cognitivas por más tiempo.

La lechuga y las acelgas no solo son un componente esencial de una dieta saludable, también ayudan a mejorar la memoria y evitar el envejecimiento, manteniendo el cerebro y protegiendo de enfermedades como el cáncer o problemas cardiovasculares.

Martha Clare Morris, directora de la investigación, publicada en la revista Neurology, señala que añadir una ración diaria de vegetales de hoja verde a la dieta puede ser una forma sencilla de promover la salud cerebral.

Los estudios han demostrado de acuerdo a las estimaciones que el incremento de la demencia se debe al envejecimiento cognitivo, por lo que hay que tomar medidas efectivas para prevenirla.

En este aspecto, los investigadores estudiaron la evolución de 960 personas durante 4,7 años, con una edad promedio de 81 años, que no habían sido diagnosticado con demencia y fueron sometidos a distintos cuestionarios para determinar con qué frecuencia y en qué cantidad consumían tres verduras de hoja verde (espinacas, acelga, col rizada o lechuga).

Los participantes fueron sometidos todos los años a distintas pruebas para evaluar su capacidad de memorización y de pensamiento. Y de acuerdo con los resultados, aquellos que ingerían estos alimentos con mayor regularidad sufrieron un menor deterioro de sus capacidades cognitivas.

De esta forma el estudio logró demostrar que los participantes experimentaron una tasa de descenso anual de 0,08 puntos estandarizados en los resultados de las pruebas de memorización y pensamiento. Sin embargo, el deterioro de las capacidades cognitivas no fue igual para todos.

Aquellos que comían más verduras verdes disfrutaban de un cerebro hasta 11 años más joven, con respecto a los que consumían menos verduras verdes.

La conclusión es que las verduras de hoja verde ayudan a disfrutar de un cerebro más sano, sin embargo, Martha Morris aclara que el trabajo se ha centrado en las personas más longevas, por lo que puede que los resultados no sean aplicables a los adultos más jóvenes.

Esther R.

Deja un comentario