¿Qué pasa si las neuronas no murieran?

De acuerdo a una investigación de científicos de la Universidad de Pierre y Marie Curie en París, se logró descubrir que, en la enfermedad de Alzheimer, la perdida neuronal es menor de la que se creía, al mismo tiempo no parece contribuir de forma determinante a la progresión de la demencia. Entonces ¿qué pasa con la enfermedad si las neuronas no mueren?

La enfermedad de Alzheimer se ha definido como un tipo de demencia que afecta la calidad de vida de numerosas personas, y de la que siempre se ha pensado que las neuronas mueren de forma elevada. Hasta que un grupo de científicos ha logrado demostrar su grado es menor del que se tenía determinado.

El estudio, realizado por la Universidad de Pierre y Marie Curie en París, y en colaboración con el Instituto Universitario de Salud Douglas en Quebec, demuestra que la muerte neuronal en esta patología sería limitada. En este caso, se analizaron 171 pacientes con distintos grados de demencia, específicamente la zona de la corteza prefrontal. En esta oportunidad, los científicos midieron la expresión de 8 proteínas relacionadas con los neurotransmisores glutamatos, GABA y colina, moléculas que estimulan la transmisión de información entre neuronas. Los datos obtenidos mostraron que los niveles de 6 de ellas disminuyen a medida que avanza el Alzheimer. Sin embargo, los cambios de estos marcadores neuronales fueron muy leves.

Según los análisis estadísticos realizados, no contribuye de forma determinante a la progresión de la demencia, lo que llegó a sorprender a los investigadores; ya que la enfermedad se relacionaría con la disfunción de las neuronas y no con la desaparición de ellas. La pérdida de neuronas y sinapsis en esta enfermedad es menor de lo que se creía

La realidad, es que disminuir e incluso frenar la muerte neuronal ha sido la intención de las terapias diseñadas en la actualidad para tratar la enfermedad. Por estos resultados pueden contribuir a mejorar los tratamientos contra el Alzheimer, donde se puede establecer el desarrollo de nuevos fármacos más eficaces.

Esther R.

Deja un comentario