El Trastorno Afectivo Estacional y los problemas de visión

La llegada del invierno obliga al ser humano a adaptarse rápidamente a los cambios que se van generando en el clima, las bajas temperaturas, las largas noches y los cortos periodos de sol van haciendo mella en nuestro organismo y en nuestra psiquis. Es así como el Trastorno Afectivo Estacional puede llegar a afectar al 10% de la población.

¿Qué es el Trastorno Afectivo Estacional (TAE)?

Este se caracteriza por la presencia de un cuadro depresivo durante un período de tiempo particular, usualmente ocurre durante el invierno. Las causas para este padecimiento se relacionan con la falta de exposición a la luz del sol, teniendo un efecto directo en nuestro reloj biológico, pudiendo ser el causante de enfermedades severas y crónicas.

Aunque este tipo de trastornos están relacionados al invierno, sus síntomas empiezan presenciarse durante las últimas semanas del otoño hasta el fin de la primavera. Los síntomas se fundamentan en el aumento de apetito y del sueño que usualmente lleva a ganar peso y a acrecentar las posibilidades de padecer condiciones relativas al azúcar, como la diabetes. Aparte de esto, se puede sufrir de aislamiento social, irritabilidad, pérdida de interés y reducción de energía.

Conoce de que trata el reloj nocturno

¿Quiénes pueden sufrirlo?

Aunque se considera que el TAE está directamente relacionado al efecto de la intensidad de la luz solar y a la detección ocular, se ha demostrado que las personas que poseen problemas de visión tienen más probabilidades de verse afectadas por dicho trastorno; esto es debido a las células ganglionares de la retina intrínsecamente fotosensibles.

Durante un experimento realizado en los años ‘90 en roedores, se demostró que a pesar de que estos no eran capaces de reaccionar ante estímulos visuales relacionados a la imagen, si emitían una respuesta derivada a la intensidad lumínica a la cual se veían expuesto, por ende viéndose afectados ante los cambios estacionales.

¿Cómo se puede combatir el TAE?

Para combatir los efectos que el cambio de temporada, se debe exponer a la persona a un par de horas de luz por las mañanas con el fin suavizar los efectos, no importa si la persona es invidente.

GM

One thought on “El Trastorno Afectivo Estacional y los problemas de visión

Deja un comentario