Vía Láctea sigue creciendo por el nacimiento de nuevas estrellas

La Vía Láctea esta conformada por miles de millones de estrellas, y puede seguir creciendo por el nacimiento de nuevas estrellas; así lo ha revelado un estudio presentado en la Semana Europea de Astronomía y Ciencia Espacial (EWASS), realizada en Liverpool en el Reino Unido.

Sin embargo, este crecimiento es lento, y va en función de la formación de estrellas alrededor de la galaxia, explica Cristina Martínez – Lombilla, del Instituto de Astro-física de Canarias, en Tenerife, quien presentó detalles de sus conclusiones en el evento, junto a sus colegas de la Sociedad Astronómica Real y la Sociedad Astronómica Europea.

De acuerdo a la experta, dicho crecimiento de nuestra galaxia, es un proceso “muy lento”, si en realidad “pudiéramos viajar en el tiempo hacia adelante y ver” la Vía Láctea dentro de aproximadamente 3 mil millones de años “tendría un entorno en un 5 por ciento más grande que ahora”.

Los científicos requieren buscar otras galaxias similares para trazar paralelismos y poder estudiar la expansión de la Vía Láctea, ya que es muy difícil estudiarla al encontrarnos dentro de ella.

En este sentido, los investigadores analizaron los datos obtenidps a través de los telescopias espaciales GALEX y Spitzer, y el Sloan Digital Sky Survey (SDSS), un proyecto de astronomía que genera mapas detallados del Universo.

A través de estos instrumentos pudieron estudiar los colores y movimientos de las estrellas situadas en la zona del interior del disco que forman parte de otras galaxias, con el objetivo de calcular la velocidad de desplazamiento y su impacto en el crecimiento de la respectiva galaxia. De esta manera, lograron comprobar que galaxias similares a la nuestra crecen a un ritmo aproximado de 500 metros por segundo, lo suficientemente rápido para cubrir los casi 355 kilómetros que separan a Londres de Liverpool en un tiempo de 12 minutos.

Advierten, que este proceso de expansión, podría alterarse en un futuro lejano, pues los expertos prevén que la Vía Láctea colisionará con la galaxia Andrómeda dentro de unos 4 mil millones de años, cambiando radiaclmente la forma de ambas tras la fusión.

Esther R.

Deja un comentario