Una levadura logra desafiar el código genético

Un grupo de investigadores de la genética de las levaduras han encontrado una levadura cuyo código es unívoco.

Los científicos han estudiado diversas especies de levadura que permiten excepciones al código genético, y no en la instrucción de la parada, sino desde la propia inclusión de un aminoácido en la proteína, en vez de en el pequeño genoma de sus orgánulos celulares, como pasa en ciertos casos, sino en el genoma más general del núcleo celular.

En este caso lo que los investigadores han logrado descubrir es una especie de levadura que interpreta la orden CUG de una manera y a veces de otra, respondiendo a ese codón de dos modos diferentes e incorporar a la proteína, siendo al azar pero en la misma proporción, serina y a veces leucina. Normalmente, las especies que el codón CUG no codifican el aminoácido leucina, como es canónico, estando asociado en alguna de ellas está asociado a que se añada serina a la cadena de aminoácidos de la proteína en construcción.

Sin embargo, el origen de esta falta de univocidad aún no está claro, pero juegan un papel muy importante en los ARN de transferencia, pudiendo reaccionar de manera específica a CUG y transportar el aminoácido correspondiente al lugar donde se sintetiza la proteína.

En el caso de la Ascoidea asiática compiten dos ARNt, traduciendo ambos el codón CUG, pero uno se liga a la serina y el otro a la leucina. Al parecer el azar decide qué aminoácido de estos dos se incorpora a la proteína.

Por lo tanto, esto no solo hace que las instrucciones para la construcción de proteínas no sean unívocas, sino que más bien no es favorable para la célula. Entonces, la levadura podría resistirlo porque el codón que crea una confusión presente en el genoma en sitios donde rara veces expresados.

De acuerdo de los investigadores la traducción anómala de un codón podría deberse a la perdida antigua de sus ARNT ordinario.

Esther R.

Deja un comentario