Neurodidáctica: aprender cambia los circuitos del cerebro

Los actuales avances han determinado los cambios positivos que tiene el cerebro a través del aprendizaje; todo proceso de aprender va acompañado de un cambio en el cerebro. Es allí donde se apertura la neurobiología como la representación necesaria en el fundamento científico sobre el que se deberían edificar las teorías didácticas modernas.

Durante muchos años se ha pensado que la capacidad productiva del cerebro y su potencial de aprendizaje era genéticamente preprogramada, pero diversos estudios con animales revelaron que esto no es así. Por ello, se parte de la idea de los fundamentos de la neurodidáctica como una nueva disciplina, que busca configurar el aprendizaje de la mejor manera para que encaje en el desarrollo del cerebro. Todo ligado a que el desarrollo de las capacidades cognitivas y el cerebro se mantiene ligados uno y el otro, por ende, la didáctica y la neurología.

Los modelos educativos centrados en el contenido, los métodos antiguos, se están quedando atrás, ahora las emociones forman parte de los pilares esenciales para la adquisición del aprendizaje, siendo más efectivos y acorde a las nuevas tecnologías. Las emociones y las experiencias están marcando la pauta cambiando los circuidos del cerebro en positivo.

La neurodidáctica es una revolución para la enseñanza, siendo la intensión trabajar con estudios que muestran el camino a seguir para que la educación se adapte a la forma natural del cerebro de aprender. La clave es que la metodología del aprendizaje, la arquitectura y el modelo de enseñanza se complementan una con otra dentro de la neurodidáctica.

En otros términos la neurodidáctica es una disciplina reciente que busca estudiar la optimización del proceso de enseñanza y aprendizaje en función de poner en práctica todo el potencial y desarrollo del cerebro.

Por lo que es importante que las conexiones entre las células pueden ser modificadas por la actividad y el aprendizaje. La estructura y la función de las conexiones entre las células nerviosas se modifican con la experiencia.

Esther R.

Deja un comentario