Estudios epidemiológicos demuestran relación entre el asma y las enfermedades coronarias

Diferentes estudios epidemiológicos han demostrado que sugieren una relación entre el asma, especialmente el asma al inicio en la edad adulta, con las enfermedades coronarias. Un estudio canadiense, ha constatado que los pacientes tratados con un glucocorticoide inhalado de forma regular puede llegar a reducir en un 81 por ciento el riesgo de sufrir un infarto.

Los estudios delimitan la asociación de ambas enfermedades a un tipo de asma en el que de forma habitual el componente alérgico no es el predominante, que se inician en la edad adulta que se presenta con frecuencia asociada a la rinosinusitis crónica y que suele tener un pronóstico peor al del asma de inicio en la infancia, con un mayor componente alérgico y una respuesta mejor al tratamiento convencional.

Una vez, confirmados los estudios prospectivos diseñados con este fin, el asma pasa a considerarse un factor de riesgo de la enfermedad coronaria con complicaciones e implicaciones terapéuticas, sin embargo, el tratamiento adecuado para estos pacientes con glucocorticoides inhalados logra prevenir el infarto de miocardio.

Las enfermedades coronarias y el asma son patologías con mecanismos fisiopatológicos conocidos parcialmente. Para ambas enfermedades la inflamción juega un papel relevante. Por au parte, el asma tiene características similares a las de las enfermedades coronarias ocasianadas por una IMSOC, “isquemia miocárdica sin obstrucción coronaria”.

El doctor César Picado, neumólogo del Servicio de Naumología y Alergia Respiratoria del Hospital Clínic de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Naumología y Cirugía Torácica (SEPAR), indica que sorprenden las semejanzas entre la IMSOC y el proceso inflamatorio eosinofílico mastocitario presente en las vías aéreas de los pacientes asmáticos. De una manera simple se podría decir que la IMSOC se comporta como si se tratara de un “asma de las coronarias”.

En definitiva, estudios epidemiológicos han asociados la enfermedad asmática a la enfermedad isquémica coronaria, pero su definitiva conformación el asma pasaría a ser incluido en el listado e factores de riesgo de infarto.

Esther R.

Deja un comentario