Curiosidades que esconde la Vía Láctea

Son muchas las curiosidades que surgen con respecto a la Vía Láctea que la mayoría de las personas desconoce que te pueden dejar impactado, ya que la Vía Láctea esconde más de lo que nos imaginamos.

Una de las curiosidades es el origen de su nombre, se le llama Vía Láctea desde la época griega; la mitología clásica dio explicación de acuerdo a su apariencia diciendo que era leche derramada del pecho de la diosa Hera.

La Vía Láctea necesita de 250 millones de años para orbitar, mientras que la tierra tarda en orbitar alrededor del Sol cada 365 días. En este sentido, hemos completado un cuarto de una sola órbita desde que los dinosaurios se extinguieron.

Cada vez que el Sol gira alrededor de la Vía Láctea se dice que ha logrado completar un año cósmico o un año galáctico. Se estima que sólo han existido en la historia de nuestro Sol, 18 años galácticos. Estamos viajando a 792 mil kilómetros aproximadamente por hora con respecto con el centro de la Vía Láctea. El Sistema Solar gira a través del espacio, como todo lo demás, esto casi no suele mencionarse por eso muy poco se conoce.

En un estudio científico se lograron visualizar unas 42 mil estrellas muy similares al Sol, por lo que es muy difícil que estemos solos, existen planetas que orbitan de forma muy similar como lo hace la Tierra con el Sol.

Existe una galaxia muy similar a la Vía Láctea que se le conoce como la “galaxia gemela”, o su nombre científico NGC 1073. Se encuentra a años luz de nosotros, pero sus similitudes han despertado un gran interés en la comunidad científica.

Aproximadamente dentro de 4mil millones de años, la Vía Láctea entrará en colisión con la cercana Andrómeda, un tipo de galaxia más masiva que la nuestra. Este proceso ha llegado a definirse con el nombre de Lactómeda.

En general, se estima que en el universo existen unos 170 mil millones de galaxias expandidas, convirtiéndonos en un punto dentro de algo gigantesco, pero sin dudas, la Vía Láctea llega a ser majestuosa y cada vez aprendemos más de ella.

Esther R.

Deja un comentario