¿Acción del sistema inmunitario da origen a las canas?

De acuerdo a un estudio publicado en la revista “Plos Biology”, existe un vínculo entre la activación del sistema inmunitario innato y la perdida de melanocitos, las células productoras del pigmento melanina.

La investigación fue realizada por Melissa Harris de la Universidad de Alabama en Birmingham, en colaboración con la Universidad de Maryland y científicos de los Institutos Nacionales de Salud en Bethesda.

Se realizaron experimentos en ratones con melanocitos deficientes en MIFT, demostrando que en ausencia del factor de transcripción el sistema inmunitario innato se activa. Durante los experimentos los científicos pudieron observar una mayor expresión de genes relacionados con la respuesta ante infecciones víricas o enfermedades auto inmunitarias; por lo que sugiere que MIFT reprime este tipo de reacción en defensa.

Asimismo, tras la administración de ácido poliinosinoco – policitidílico, una molécula que simula la invasión de un virus, el manto negro de los roedores modificados genéticamente se tornó gris. En esta oportunidad, los científicos relacionaron el cambio de color con una reducción del número de células madre melanocíticas. No obstante, desconocen el mecanismo molecular detrás de dicha muerte celular, pues el análisis del tejido descartó un ataque de células inmunitarias sobre reactivas; para ello se requiere de futuros experimentos que intenten esclarecer este punto.

Harris indica que su trabajo logra demostrar la existencia de un vínculo entre la producción del pigmento melanina y la respuesta inmunitaria, la proteína MIFT; por ello si su control sobre la acción de defensa desaparece, brotan las canas. De esta manera, las mutaciones en el gen de la molécula pueden explicar la perdida prematura del color natural del cabello de algunas personas ante estrés crónico o infecciones.

Las conclusiones del estudio ayudan en la comprensión de otras enfermedades como la decoloración de la piel (vitíligo). En este sentido, recientemente se ha especulado con algunas alteraciones genéticas que favorecerían la aparición y desarrollo de esta patología, implicando también al sistema inmunitario en el proceso.

Esther R.

 

Deja un comentario