Inteligencia con alimentos naturales

Si lo que quieres es aumentar tu inteligencia, lo que debes hacer es mantenerte lejos de los alimentos procesados, necesitas son alimentos ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes que te ayuden a sustentar las células cerebrales.

La realidad es que es el trato que le damos a nuestro cerebro lo que contribuye a que seamos más o menos inteligente; las prácticas saludables, las experiencias de vida y la alimentación juegan un papel importante en el desarrollo cognitivo. Al nacer, el poder de nuestros cerebros viene “configurado de fábrica” para todos por igual, salvo algunos casos especiales todos los seres humanos estamos dotados de un complejo sistemas neurológico capaz de funcionar de la mejor manera.

Por ello, debemos consumir mejores alimentos para mantener su buen funcionamiento debemos dejar de enfocarnos en las calorías y dirigirnos hacia aquellos alimentos aporten los nutrientes necesarios para que nuestra energía y funciones cognitivas no se vean afectadas.

Entre los alimentos que contribuyen eficazmente a la salud de nuestro cerebro están la coliflor y el brócoli, ricos en vitamina B, la cual está comprobada que incide directamente en el desarrollo del cerebro.

El apio ocupa también un sitial de honor entre los nutrientes del cerebro, contiene un alto nivel de luteolina que calma la inflamación del cerebro y ayuda a mejorar la memoria y por ende el aprendizaje. Las zanahorias también son una buena fuente de luteolina.

La mora azul, una fruta baja en fructuosa, rica en antioxidantes y otros fitoquimicos que ayudan a mejorar el aprendizaje y la memoria además de permitir la reducción del estrés oxidativo neurodegenerativo, combatiendo diferentes patologías neurológicas.

Las nueces son también fuente de vitamina, melatonina y ácido fólico, los cuales funcionan como neuroprotectores, por lo que las convierte en otro aliado natural para el desarrollo y salud del cerebro, gracias a sus antioxidantes omega 3 y fitosteroles.

Esther R.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion