Sin rodeos, la mejor forma de dar las malas noticias según la ciencia

De acuerdo a un estudio estadounidense, la mejor forma de dar las malas noticias es sin rodeos o adornos, siendo directos, siendo francos.

La mayoría de las personas prefieren recibir las malas noticias de forma directa, sin medias tintas, o adornos que traten de cambiar la realidad o un hecho, es decir, sin preámbulos.

Este estudio consistió en bombardear a los participantes con informaciones no gratas siendo presentadas de diferentes maneras: verbales, visuales o textuales. Pero la mayoría de ellos prefirió la claridad e ir directo al grano en todos los casos, bien sea en tema de relaciones amorosas, de trabajo, familiares o de salud. Se usaron 145 voluntarios que luego valoraron cada mensaje recibido en función a su percepción al respecto, puntualizando cual característica valoraban más. Fueron valorados en función si el mismo era: claro, directo, considerado, sincero, eficaz, especifico o razonado.

Alan Manning de la Universidad Brigham Young, en Utah, uno de los autores de la investigación, señala, que “desde el punto de vista de quien tiene que contar algo malo a otra persona, sin duda psicológicamente más cómodo endulzarlo y dar rodeos, lo cual explica que antes se aconsejara hacerlo de esta manera. Pero nuestra investigación parte de la premisa de ponerse en el lugar de quien recibe la mala noticia y qué forma de recibirla te parece menos desagradable. Y la realidad es que los receptores prefieren la forma directa”. Además de la mala noticia, el receptor rechaza ese estilo de incertidumbre que muchas veces se crear al momento de dar las malas noticias.

Sin embargo, cuando la idea es ser persuasivo para establecer algún cambio de opinión o punto de vista, según los especialistas, es necesario preparar una estrategia, y en este sentido ir poco a poco, ya que cada mensaje afecta al sistema de creencias o ideas personales y son de alguna manera más delicados de presentar.

Esther R.

 

 

Deja un comentario