La andropausia ¿existe?

La andropausia es la disminución en la producción de la testosterona masculina, frecuente en hombres entre los 40 y 55 años de edad. Disminución del libido, debilidad, trastornos del sueño, sofocos y alteraciones en el estado de ánimo son algunos de los síntomas de la andropausia.

Muchas veces la andropausia pasa desapercibida entre la población, ya que no es un proceso tan drástico como el de la mujer, tiende a ser más lento y progresivo.

Este proceso comienza a partir de los 30 años, ya que a partir de esa edad los niveles de testosterona comienzan a disminuir un 15 por ciento y los síntomas comienzan aparecer a los 45 años; a los 50 años los niveles de testosterona llegan a bajar al 50 por ciento.

Cada vez más los hombres que sufren estos síntomas solicitan más medicamentos para aliviarlos.

Frank Sommer, urólogo de la Clínica Universitaria de Hamburgo – Eppendorf considera que existe una falta de una denominación adecuada para describir los síntomas en los hombres es la causa que muchas veces existan desacuerdos en el círculo profesional sobre la andropausia. “El climaterio, tal como lo conocemos en las mujeres, no se da en los hombres. Sin embargo, algunos hombres pueden experimentar los mismos síntomas”.

Las causas de la andropausia se relacionan principalmente con el envejecimiento, pero también influyen otros factores pueden desencadenarla como el estrés, medicamentos, el consumo del alcohol, obesidad, infecciones y la elevación del nivel de la blobulina fijadora de hormonas sexuales.

La testosterona es que ayuda a formar las proteínas siendo el principal responsable de la reproducción sexual. Otros síntomas que pueden experimentar los hombres durante la andropausia es depresión, nerviosismo, deterioro óseo, problemas circulatorios, aumento de peso, fatiga, pérdida de energía, irritabilidad, reducción de fuerza y volumen de la eyaculación, sensación de calor en el rostro, sudoración y dolores de cabeza.

Se ha llegado a demostrar que la caída de los niveles de testosterona representan un riesgo en la aparición de otros problemas de salud, especialmente en el sistema cardíaco y óseo.

Esther R.

Deja un comentario